Caminito del Rey

Caminito del Rey

  • Sitios de Interés Turístico
  • España

Certificado:

Nº de certificado: BD 002/2018 RTI

Sobre Caminito del Rey

El Caminito del Rey es un paso construido en las paredes del Desfiladero de los Gaitanes, entre los términos municipales de Ardales, Álora y Antequera, en la provincia de Málaga.

El Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes constituye uno de los paisajes más espectaculares de la sierra malagueña, con paredes escarpadas y de altura considerable, entre las que discurre el río Guadalhorce después de pasar por los embalses de El Chorro, Guadalhorce, Guadalteba y Gaitanejo.

El Desfiladero de los Gaitanes es un cañón excavado por el río Guadalhorce en el término municipal de Álora, con acceso desde el norte por los embalses del Guadalhorce y desde el sur por El Chorro, que en algunos puntos sólo tiene 10 metros de anchura y que alcanza los 700 metros de profundidad.

La construcción de un canal de agua desde los embalses del norte hasta El Chorro para aprovechar aquí el desnivel en una central hidroeléctrica, llevó aparejada la construcción un camino de mantenimiento de dicho canal, conocido como Caminito del Rey porque la obra fue inaugurada por el rey Alfonso XIII. Este camino acaba de ser restaurado, y discurre entre paredes verticales y un puente en el mismo desfiladero sobre el canal de agua.

 

"De repente, un puente que nadie entiende cómo ha aparecido. 105 metros de altura, de un vacío que se puede contemplar mirando a los pies. Y vértigo. Mucho vértigo. En el aire vuelan las 'mariposas de agua', como los lugareños llaman a esas gotas que caen al vacío y que la luz atraviesa. Un puente de 34 metros de longitud cuelga de un lado a otro. Se intenta atravesarlo rápido, dejarlo atrás sin contemplaciones. Más vértigo. “El puente hay que disfrutarlo”, dice alguien.

No hay peligro, pero uno se siente valiente, como si estuviera haciendo algo realmente temerario. Aunque atravesaras aquella pasarela una y mil veces volverías a sentir lo mismo. Allí no suena el teléfono (no hay cobertura), los buitres y el caer del agua son la única banda sonora que acompaña a los pasos.

Se atraviesan los vestigios de varias historias. La de los marineros que pusieron las primeras tablas en 1901. La de los obreros, que a fuerza de cemento, hicieron ver a Alfonso XIII que aquel camino sería tan recordado como el propio monarca. La de Andrés, que con 83 años rememora sus noches de frío durmiendo en el trayecto hasta el amanecer. La de los niños de vuelta del colegio; las mujeres camino de la compra o los jóvenes en bicicleta. Y luego, los años de pocos recuerdos y mucho silencio, de peligro, hasta que los primeros obreros de este siglo, con cristales y helicópteros, estrenaron un nuevo capítulo. Y así hasta el final del trayecto, con la idea de que aquel ya no es el camino más peligroso del mundo, pero sí el más espectacular".

Localización

Málaga