Reserva da Biosfera Transfronteiriça Meseta Ibérica

La Reserva de la Biosfera Transfronteriza de la Meseta Ibérica, situada en Trás-os-Montes y provincias de Salamanca y Zamora, es un inmenso territorio que une Portugal y España. Un espacio continuo que, independientemente de todas las divisiones administrativas, se impone por su identidad y patrimonio dividido. De las Montañas que flanquean Sanabria, hasta el margen sur del Río Duero, de Bragança a Salamanca y de la Culebra hasta al Tua, la Reserva es un territorio único en el contexto Europeo, con valores naturales y culturales comunes.

Certificado:

Nº de certificado: En proceso

Sobre Reserva da Biosfera Transfronteiriça Meseta Ibérica

Cinco parques naturales (Lago de Sanabria, Montesinho, Douro Internacional, Arribes del Duero y Valle del Tua) y decenas de espacios integrados en la red Natura, como el Azibo, río Sabor, río Maças/Manzanas o Sierra de la Culebra, preservan un patrimonio natural extraordinario y son testigo de una presencia humana milenaria, las cuales aún nos dan los mejores ejemplos de la simbiosis entre el Hombre y la Biosfera, de las comunidades humanas como parte del ecosistema.

Las comunidades en estos territorios vivieron a lo largo de los siglos en un contexto de interioridad, alejadas del litoral y, fundamentalmente, de los centros de decisión. Paisajes deslumbrantes en una geografía imponente y desafiante, un territorio que exigió de las poblaciones capacidad de resiliencia, pero también creatividad para encontrar y usufructuar de sus riquezas. La realidad que definió la naturaleza difícil del territorio, aseguró por otro lado la preservación del patrimonio y una integración sabia de las comunidades en el medio. Unesco supo reconocer el carácter singular de la región y la importancia de preservar valores que no pueden ser encontrados en otras regiones. Además, una presencia humana milenaria dejó capas de vestigios y construcciones de innegable relevancia.

La Reserva de la Biosfera Transfronteriza de la Meseta Ibérica es uno de los enclaves con mayor biodiversidad en toda Europa, preservando un imponente y extraordinario patrimonio natural - montañas, mesetas, valles, altiplanos, matas, ríos, lagos y lagunas. Los cursos de río que atraviesan el territorio, las lagunas creadas por el hombre, las aldeas históricas resistentes entre montañas y valles, ciudades y pueblos fortificados, ruinas que son testigo de la presencia milenaria humana, árboles seculares, playas fluviales, fauna y flora únicas hacen de este espacio una joya para el ecoturismo. La presencia humana en este territorio ha dejado a lo largo de los siglos múltiples marcas que poden hoy ser aún descubrimientos. El encuentro con el ruralismo, la arquitectura religiosa o militar revelan la nobleza de carácter de estos pueblos, una resiliencia y simbiosis con la naturaleza que pueden ser encontrados en sus espacios religiosos, en los medios de producción agrícola, en los ambientes rurales, en estructuras de defensa o en solares, casas y poblaciones. Las tradiciones, el folclore y la gastronomía muestran a los visitantes como estas gentes siempre supieron quitar y engrandecer el mejor que la naturaleza colocó a su disposición. Hoy, tenemos un gran conjunto de productos certificados, quiere en la Terra Fria y Terra Quente transmontana, como en las provincias de Salamanca y Zamora, que aseguran calidad, sostenibilidad, preservación de valores, tradición y simbiosis del Hombre con la Biosfera. Esta es una reserva de historia, cultura, paisajes y valores naturales. La Reserva de la Biosfera pretende apoyar la investigación de estos valores y la compartición con visitantes, pero también pone a disposición medios para dinamizar, valorar y potenciar nuevas ofertas de experimentación turística y de crecimiento económico con respeto por la preservación de valores.

Localización