Estándar Certificación Biosphere Golf

ESTANDAR INTERNACIONAL DEL SISTEMA DE TURISMO RESPONSABLE PARA CAMPOS DE GOLF

BIOSPHERE GOLF 

Contenido

INTRODUCCIÓN: EL SISTEMA DE TURISMO 5
RESPONSABLE APLICADO A CAMPOS DE GOLF 5
1. INSTRUMENTOS PARA UNA POLÍTICA DE TURISMO RESPONSABLE 6
1.1. POLÍTICA DE TURISMO RESPONSABLE DEL CAMPO DE GOLF 6
1.2. PLAN DE ACCIÓN 6
1.3. PLAN DE MOTIVACIÓN Y FORMACIÓN DEL PERSONAL 7
1.4. MARKETING RESPONSABLE 7
1.5. REQUISITOS LEGALES Y REGLAMENTARIOS 7
1.6. ACCIONES CORRECTIVAS 7
2. CONSERVACIÓN Y MEJORA DEL PATRIMONIO CULTURAL 8
2.1. INTEGRACIÓN EN LA REALIDAD CULTURAL DEL DESTINO 8
2.2. PARTICIPACIÓN EN LA CONSERVACIÓN DE LOS RECURSOS CULTURALES 8
2.3. FOMENTO DEL CONOCIMIENTO POR PARTE DE LOS VISITANTES 8
3. DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL DEL DESTINO 10
3.1. FOMENTO DEL DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL DE LA COMUNIDAD LOCAL 10
3.2. ACTITUD SOCIALMENTE RESPONSABLE CON LOS EMPLEADOS 10
4. CONSERVACIÓN AMBIENTAL 12
4.1. PROTECCIÓN DEL PAISAJE 12
4.2. PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD 12
4.3. PROTECCIÓN DEL SUELO 13
4.4. GESTIÓN Y CONTROL DE LA ENERGÍA 13
4.5. GESTIÓN Y CONTROL DEL AGUA 14
4.6. GESTIÓN Y CONTROL DE LOS RESIDUOS 15
4.7. GESTIÓN Y CONTROL DE LOS CONSUMOS DE PRODUCTOS Y SERVICIOS 15
4.8. GESTIÓN Y CONTROL DE EMISIONES ATMOSFÉRICAS 16
4.9. GESTIÓN Y CONTROL DE LA CONTAMINACIÓN ACÚSTICA 17
4.10. GESTIÓN Y CONTROL DE LA CONTAMINACIÓN LUMÍNICA 17
4.11. FERTILIZANTES Y PRODUCTOS FITOSANITARIOS 17
5. SATISFACCIÓN DE LOS CLIENTES E IMPLICACIÓN EN EL SISTEMA DE TURISMO RESPONSABLE 19
5.1. CALIDAD EN EL SERVICIO AL CLIENTE 19
5.2. SEGURIDAD DEL CLIENTE 19
5.3. ACTITUD RESPONSABLE DEL CLIENTE EN EL ESTABLECIMIENTO 20
5.4. SERVICIOS DE INFORMACIÓN Y CONCIENCIACIÓN HACIA EL DESTINO 20
5.5. ACCESIBILIDAD UNIVERSAL 21


INTRODUCCIÓN: EL SISTEMA DE TURISMO RESPONSABLE APLICADO A CAMPOS DE GOLF

El turismo sostenible es aquel que cubre las necesidades actuales de los turistas y las regiones de acogida, protegiendo y mejorando las perspectivas de futuro. Se persigue pues la sostenibilidad del destino en su conjunto, entendido como la suma de los sistemas alojativos, servicios extrahoteleros o complementarios y las infraestructuras y otros servicios.

Entre estos servicios, ocupan un papel preponderante los relacionados con actividades deportivas, ya que el deporte se ha incorporado a los hábitos de los ciudadanos, y es una de las actividades que constituyen la base de muchas economías locales.

El golf constituye una actividad deportiva, generalmente asociada al turismo, que tiene una incidencia en la economía de primer orden. Importantes áreas de territorio con vocación turística han visto multiplicarse, en los últimos tiempos, los campos de golf.

Por ello, los especialistas plantean que el golf es, además de un deporte, una industria de tamaño considerable por derecho propio y que continuará creciendo. Esto quiere decir que, como cualquier otra actividad de este tamaño, no puede funcionar de forma aislada y es muy importante asumir las responsabilidades que la práctica de este deporte, tan implicado con el medio ambiente, tiene con la comunidad general.

El Sistema de Turismo Responsable se orienta a conseguir la participación activa del campo de golf en la sostenibilidad del destino a través de su actitud responsable como empresa y a través de su influencia sobre el cliente para involucrarle en el Sistema. El STR busca su participación activa en todas las esferas de la sostenibilidad, dado su importante papel en el destino turístico de forma directa y a través de sus clientes.


1. INSTRUMENTOS PARA UNA POLÍTICA DE TURISMO RESPONSABLE


Para poder dar cumplimiento a los principios de sostenibilidad, se hace necesario contar con algunas herramientas de gestión básicas que soporten el Sistema de Turismo Responsable. Por ello se establece la necesidad de definir una política de turismo responsable, que refleje las líneas básicas y fundamentales de la estrategia emprendida en la materia. En base a ella, se establece un plan de objetivos, correctamente articulado para su mayor eficacia. En esta línea, se hace necesario establecer mecanismos de formación para los empleados, de cara a conseguir su implicación y motivación. Por último, resulta fundamental el conocimiento continuo de la normativa aplicable, para poder garantizar su cumplimiento.


1.1. POLÍTICA DE TURISMO RESPONSABLE DEL CAMPO DE GOLF

- El campo de golf deberá tener documentada, traducida a las lenguas más habituales de los clientes y fechada una Política de Turismo Responsable, aprobada por el máximo nivel directivo del campo y comunicada de forma permanente, tanto al personal como a las partes interesadas externas. Esta política comprenderá los compromisos asumidos en materia de turismo sostenible, y en concreto:

- Asumir los principios de la Carta Mundial del Turismo Sostenible.
- Compromiso de prevención de impactos negativos de las instalaciones y actividades, y maximización de los impactos positivos.
- Compromiso de mejora continua en todos los ámbitos de la sostenibilidad: socio-cultural, económico y ambiental.
- Compromiso con la satisfacción del cliente interno y externo.


1.2. PLAN DE ACCIÓN

- La Dirección del campo de golf deberá tener elaborado, documentado y operativo un Plan de Acción (PA) basado en la Política de Turismo responsable, que establezca las prioridades y los objetivos concretos a alcanzar para el cumplimiento de los compromisos asumidos. Dicho plan deberá estructurarse conteniendo:

• Una enumeración priorizada de los objetivos que se pretenden alcanzar, especificando el responsable de su cumplimiento.
• La descripción general de las medidas previstas para alcanzar dichos objetivos y los plazos y medios fijados para la aplicación de las mismas, cuyo horizonte temporal no será superior a tres años, plazo máximo en el que el Plan deberá ser revisado y actualizado, estableciendo nuevos objetivos de mejora.
• Una definición de los seguimientos previstos sobre los objetivos, para controlar el cumplimiento y poder actuar en caso necesario.


1.3. PLAN DE MOTIVACIÓN Y FORMACIÓN DEL PERSONAL

1.3.1.- La Dirección del establecimiento deberá aprobar un plan de sensibilización, información y formación para los empleados, para garantizar su implicación en el sistema de turismo responsable. Deberá incluir acciones relativas a los distintos aspectos de la sostenibilidad, calidad y seguridad.

1.3.2.- Deberá existir un manual de bienvenida en el que se facilite a los nuevos empleados información básica sobre el Sistema de Turismo Responsable, de cara a conseguir su implicación desde la llegada.


1.4. MARKETING RESPONSABLE

- Todos los mensajes promocionales del campo de golf deberán contener una información veraz, clara y precisa, sobre la calidad ambiental y otras especificaciones de sostenibilidad relativas al campo de golf y el destino. Asimismo, la información suministrada a través de los diversos canales no deberá crear expectativas inasumibles o expresar de forma ambigua los distintos aspectos del compromiso y la oferta sostenible del campo de golf.


1.5. REQUISITOS LEGALES Y REGLAMENTARIOS

- El campo de golf debe garantizar el conocimiento constante de los requisitos medioambientales legales y reglamentarios que le sean aplicables. Por tanto, deberá mantener un registro actualizado en el que se incluyan todos ellos, de forma clara y comprensible.


1.6. ACCIONES CORRECTIVAS

- Debe existir un procedimiento eficaz y consistente para el golf de acciones correctivas cuando éstas sean necesarias, por desviaciones respecto a los compromisos adquiridos con respecto a los principios de la sostenibilidad, con los objetivos establecidos o con los requisitos de este estándar.


2. CONSERVACIÓN Y MEJORA DEL PATRIMONIO CULTURAL

La diversidad cultural es, para el género humano, tan necesaria como la diversidad biológica para los organismos vivos. Los recursos culturales constituyen el recuerdo histórico de una comunidad, así como la expresión de su sentir artístico, ético y religioso. Así pues, el factor cultural de un destino constituye su propia identidad, por lo que debe ser conservado en beneficio de las generaciones presentes y futuras.

 

2.1. INTEGRACIÓN EN LA REALIDAD CULTURAL DEL DESTINO

2.1.1.- El campo de golf deberá respetar las tipologías arquitectónicas locales en el diseño y construcción de sus instalaciones.

2.1.2.- El establecimiento deberá incorporar en la medida de lo posible elementos de decoración interior propios de la cultura y artesanía de la zona.


2.2. PARTICIPACIÓN EN LA CONSERVACIÓN DE LOS RECURSOS CULTURALES

2.2.1.- Se deberá fomentar y proteger los recursos culturales locales, tangibles e intangibles, colaborando en su conservación y pervivencia con las autoridades locales y/o asociaciones.

2.2.2.- No se venden elementos de valor arqueológico o histórico, y éstos sólo son expuestos bajo las debidas garantías de protección y cumplimiento de los requisitos legales aplicables.

2.2.3.- Se garantiza el respeto y protección de la propiedad intelectual de las comunidades locales.

2.2.4.- No se impide el acceso de residentes locales a los elementos de valor patrimonial, histórico o arqueológico de que se disponga.


2.3. FOMENTO DEL CONOCIMIENTO POR PARTE DE LOS VISITANTES

2.3.1.- Los campos de golf que ofrezcan servicio de restaurante o buffet con alimentos preparados en cocinas propias, deberán incluir gastronomía local en su oferta. Si el establecimiento dispone de restaurante atendido, los camareros deberán ser conocedores de la gastronomía local, y recomendar los vinos y platos locales disponibles en el menú.

2.3.2.- Si el establecimiento ofrece programas de animación, deberán ofrecerse actividades relacionadas con los recursos culturales del destino.

2.3.3.- Si el establecimiento dispone de tiendas de souvenirs, mercados, etc. deberá garantizarse la venta de productos locales en ellos.

2.3.4.- El establecimiento deberá ofrecer información completa y actualizada sobre los principales recursos culturales de la zona, dando datos sobre horarios de visitas, etc. 


3. DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL DEL DESTINO

El turismo representa una posibilidad de mejora económica en el nivel de vida de la población residente, ya que suele aumentar y mejorar la distribución de la renta en el área de desarrollo turístico, siempre que se planifique desde los principios de la sostenibilidad. Para ello, los campo de golf deben aportar su capacidad como empresa para mejorar el desarrollo socio-económico del destino en que se ubican. Deben garantizar un comportamiento responsable con sus empleados, garantizándoles unas condiciones dignas de trabajo.

3.1. FOMENTO DEL DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL DE LA COMUNIDAD LOCAL

3.1.1.- El campo de golf deberá garantizar una actitud respetuosa y colaborativa con las comunidades locales, a través de sus instituciones, ONGs, comunidades de vecinos, empresas, etc, estableciendo los canales de comunicación adecuados. Deberá participarse en la vida social de la comunidad, colaborando con los eventos sociales que se desarrollen, cediendo instalaciones, cuando, sea posible, etc.

3.1.2.- Deberá colaborar con las administraciones locales en los proyectos de sostenibilidad que se promuevan, como por ejemplo la Agenda 21 Local, certificación Biosphere Destination, etc.

3.1.3.- Los campos de golf deberán llevar a cabo una política de compras responsable, que prime a los proveedores locales, productos de comercio justo y de origen sostenible.

3.1.4.- Deberá colaborar en actividades formativas con colegios o centros formativos, mediante el concierto de visitas de estudiantes, oferta de prácticas laborales, etc.

3.1.5- Deberá fomentar las contrataciones de residentes locales, también para puestos de responsabilidad.

3.1.6.- Deberá colaborar en campañas con fines sociales, como donaciones de efectos usados, bancos de alimentos, etc.

3.1.7.- El golf no comprometerá el normal desarrollo de los servicios locales (sanitarios, de limpieza, o de otro tipo).


3.2. ACTITUD SOCIALMENTE RESPONSABLE CON LOS EMPLEADOS

3.2.1.- El campo de golf deberá garantizar que las retribuciones a sus empleados son suficientes para el mantenimiento de una calidad de vida digna.

3.2.2.- El campo de golf deberá contratar o promocionar a su personal sin tener en cuenta su género o raza.

3.2.3.- Se desarrollan acciones de capacitación y formación continua del personal, en relación con las actividades que realicen en sus puestos de trabajo.

3.2.4.- Deberán aplicarse medidas para la conciliación de la vida laboral y familiar de los empleados.

3.2.5.- En ningún caso se empleará a menores de forma directa ni indirecta.

3.2.6.- Deberá garantizarse la prevención de los riesgos laborales, aplicando la legislación correspondiente, cuando exista. En caso de no existir, el establecimiento deberá garantizar la seguridad de sus trabajadores basándose en las disposiciones internacionales de la OIT.

3.2.7.- Deberá fomentarse la contratación de trabajadores con discapacidad.


4. CONSERVACIÓN AMBIENTAL

La diversidad biológica es esencial para la continuidad de la vida en el planeta, al mantener las condiciones ambientales tal y como las necesitamos. Los recursos naturales componen el espacio turístico: relieve, paisaje, clima, mar ríos y lagos, entorno físico, fauna y flora. Su preservación es pues crucial para la propia supervivencia de la actividad turística, y si los campos de golf no controlan su afección al medio podría acabarse con la base misma del turismo.


4.1. PROTECCIÓN DEL PAISAJE

4.1.1.- Se deberá comprobar que ni el establecimiento ni sus instalaciones exteriores causen impacto en el paisaje, Ej.: instalaciones de aire acondicionado, instalaciones de equipos de telecomunicación (antenas), instalaciones de almacenamiento de combustible o generación de energía, etc.

4.1.2.- Tampoco deberán causar impacto los elementos exteriores de cartelería o señalización en la fachada de la casa club, contenedores de residuos, mobiliario exterior, etc.

4.1.3.- Los jardines deberán caracterizarse por flora autóctona de la zona, para no suponer una alteración grave del paisaje natural.


4.2. PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

4.2.1.- Desde la fase de diseño hasta la fase de explotación, el campo de golf debe minimiza y compensa su afección a la biodiversidad, mediante una gestión adecuada de sus impactos ambientales.

4.2.2.- No se mantienen especies salvajes en cautividad salvo que se esté autorizado para ello, y se garantizan unas condiciones adecuadas para su cuidado.

4.2.3.- Se evita en todo caso el riesgo de introducción de especies potencialmente invasoras, maximizando el empleo de especies locales para jardines y zonas naturales.

4.2.4.- Se introducirán pantallas vegetales a fin de minimizar el impacto visual de las edificaciones.

4.2.5.- Para reformas futuras, se tendrá en cuenta que los puentes y pasarelas y otros elementos dentro del campo estén fabricados utilizando materiales naturales, como piedra o madera.

4.2.6.- Mantener entre las calles del campo fragmentos del ecosistema original, en el que las poblaciones animales y vegetales puedan encontrar refugio en el que se conserven las condiciones ambientales previas a la construcción del campo.

4.2.7.- Posibilitar la existencia de corredores entre dichos fragmentos que permitan a los seres que los habiten la posibilidad de desplazarse entre los mismos para evitar la pérdida de biodiversidad.


4.3. PROTECCIÓN DEL SUELO

4.3.1.- El campo de golf debe proteger la calidad del suelo, realizando una correcta cobertura del terreno o estableciendo medidas de protección en aquellos lugares donde se pudiera producir contaminación (bandejas anti-derrame, absorbentes para emergencias…).

4.3.2.- Los almacenamientos de combustible deberán garantizar su correcto estado de conservación, revisando su estanqueidad, mediante las pruebas oportunas. En todo caso deberán estar legalizados, cuando esto sea aplicable.

4.4. GESTIÓN Y CONTROL DE LA ENERGÍA

4.4.1.- La construcción, diseño y reforma ha de ser concebida desde los principios de la sostenibilidad, aplicando las mejores tecnologías disponibles y viables para el empleo de energías alternativas, la eficiencia energética y el ahorro.

4.4.2.- El campo de golf deberá tener actualizado y operativo un sistema que permita registrar, controlar, medir e interpretar los datos relacionados con los consumos energéticos, como elemento básico de un sistema de mejora de la gestión energética.

4.4.3.- Deberán implantarse prácticas de ahorro generales, como apagar luces y equipos al finalizar, no abusar del aire acondicionado o calefacción, desconexión de equipos que no se utilicen, etc. Deben existir pautas escritas a este respecto.

4.4.4.- Deberá garantizarse la adquisición de equipos de la máxima eficiencia energética, incluyendo luminarias, calderas, electrodomésticos. Deberán mantenerse registros que lo justifiquen, mediante inventarios con las características de los equipos y fecha de adquisición o similar.

4.4.5.- Deberán implantarse técnicas de reducción de los consumos energéticos mediante sistemas cuales luminarias de bajo consumo, sensores de presencia en casa club, etc.

4.4.6.- Deberán minimizarse las pérdidas energéticas de los equipos, a través de aislamientos apropiados (tuberías, acumuladores,…), planes de limpieza (intercambiadores de calor, evaporadores…) y mantenimientos adecuados.

4.4.7.- Deberán implantarse mecanismos para facilitar a los clientes el ahorro energético.

4.4.8.- El campo de golf no compromete la capacidad energética local con su actividad.


4.5. GESTIÓN Y CONTROL DEL AGUA

4.5.1.- La construcción, diseño y reforma ha de ser concebida desde los principios de la sostenibilidad, aplicando las mejores tecnologías disponibles y viables en cuanto a la obtención del agua, para la eficiencia hídrica y el ahorro.

4.5.2.- El campo de golf deberá tener actualizado y operativo un sistema que permita registrar, controlar, medir e interpretar los datos relacionados con los consumos de agua, como elemento básico de un sistema de mejora de la gestión hídrica.

4.5.3.- Deberán implantarse prácticas de ahorro generales, como el evitar dejar grifos abiertos, reparar goteos, etc. Deben existir pautas documentadas a este respecto.

4.5.4.- El campo de golf deberá garantizar un máximo ahorro de agua, mediante la minimización de la descarga de cisternas, empleo de grifos y duchas de bajo consumo (o instalación de perlizadores) y pulsadores o sensores en áreas comunes.

4.5.5.- Deberá regarse con aguas depuradas o desalinizadas, propias de la instalación (previa autorización) o adquiridas de terceros autorizados.

4.5.6.- Se instalarán contadores volumétricos que permitan controlar que los consumos reales se ajustan a los previstos.

4.5.7.- Se emplearán siempre aquellas variedades cespitosas que a igualdad de condiciones necesiten menor cantidad de riego.

4.5.8.- Se utilizarán los índices de evapotranspiración y datos meteorológicos para ajustar el programa de irrigación.

4.5.9.- Se desarrollarán directrices y/o instrucciones relativas a las prácticas de irrigación, destinadas a maximizar su eficacia. Deberán incluir aspectos relativos al seguimiento regular de los niveles de humedad del suelo, evitar irrigación en condiciones de mucho aire o de máxima intensidad solar, comprobar el funcionamiento de las bombas, uniformidad proporcionada por la distribución de aspersores, comprobación regular y sistema de reparación para subsanar escapes o cabezales de riego defectuosos, etc.

4.5.10.- En todo caso el campo de golf deberá contar con la autorización administrativa correspondiente para todos sus vertidos (incluyendo piscinas). En caso de no estar conectado a una red pública de saneamiento, el establecimiento deberá disponer de medidas de depuración de sus vertidos, y efectuar los controles y analíticas necesarios para garantizar su correcto funcionamiento. Asimismo, deberá garantizar una gestión autorizada de los residuos generados en la depuración (lodos, etc.).

4.5.11.- Debe evitarse en todo caso el vertido de sustancias contaminantes por los desagües (productos químicos, aceites…), existiendo indicaciones al respecto en los puntos críticos y disponiendo medidas preventivas (bandejas anti-derrame, etc).

4.5.12.- Deberán instalarse separadores de aceites y grasas en las cocinas, para evitar que los restos de aceite salgan con el vertido. Estos separadores deberán estar debidamente mantenidos y limpios para garantizar un funcionamiento adecuado.

4.5.13.- El campo de golf no compromete los recursos hídricos locales disponibles con su actividad.


4.6. GESTIÓN Y CONTROL DE LOS RESIDUOS

4.6.1.- Deberán implantarse prácticas generales de minimización de residuos, e instrucciones sobre la correcta gestión interna de los mismos. Deberán existir pautas documentadas a este respecto.

4.6.2.- El campo de golf que ofrezca servicios de restauración deberá minimizar la utilización de productos alimenticios envasados en pequeñas porciones de uso individual, por productos a granel que ofrezcan todas las garantías sanitarias en su dispensación, siempre que no existan otros requisitos aplicables que lo impidan.

4.6.3.- Los kits de baño del área de vestuario deberán ser dispensados cuando sea posible en dispensadores rellenables, y en la medida de los posible ser reciclados y/o reciclables (productos y envases) y seleccionados por su compatibilidad ambiental.

4.6.4.- Se debe optar siempre por el consumo de productos envasados en envases retornables.

4.6.5.- El establecimiento deberá tener implantado y operativo un sistema que asegure la segregación de los residuos en el establecimiento y la entrega posterior a un gestor autorizado.

4.6.6.- Los residuos peligrosos se almacenarán separadamente en envases apropiados y correctamente etiquetados.

4.6.7.- La disposición final en el establecimiento, previa a la recogida externa, deberá cumplir los siguientes requisitos:

• Estar almacenados por separado en un lugar protegido, en contenedores resistentes, seguros y debidamente señalizados para cada grupo de residuos.

• Disponer de la instalación y la ubicación precisa para que no moleste a los clientes o al vecindario.

• Disponer de medidas para evitar riesgos accidentales (derrames, etc.) y para mantener controlado el acceso.


4.7. GESTIÓN Y CONTROL DE LOS CONSUMOS DE PRODUCTOS Y SERVICIOS

4.7.1.- Ninguno de los productos que adquiera el campo de golf podrán proceder de especies consideradas como amenazadas o en peligro de extinción por convenios internacionales, o protegidas por normas legales de aplicación en el territorio donde está ubicado el establecimiento.

4.7.2.- Deberá minimizarse el consumo de productos químicos, y garantizar su máxima compatibilidad ambiental (detergentes, insecticidas, fitosanitarios…). Deberá disponerse de las fichas de seguridad para tener un conocimiento completo del producto, y los responsables de su utilización deberán contar con la formación adecuada para ello.

4.7.3.- Deberá maximizarse el consumo de papel reciclado, e implantar buenas prácticas como la utilización del papel por las dos caras, uso de e-mail… En ningún caso podrá emplearse papel que haya sido blanqueado con cloro.

4.7.4.- Deberá efectuarse un control, medición y seguimiento de las cantidades consumidas de aquellos productos de mayor impacto ambiental: Papel, madera, productos químicos, etc.

4.7.5.- Deberá garantizarse que la madera que se obtenga esté certificada, para poder garantizar una procedencia compatible con los principios de la sostenibilidad.

4.7.6.- Deberán primarse aquellos proveedores/subcontratistas que sigan buenas prácticas en materia de sostenibilidad, tanto en cuanto a productos como procesos, y comunicar este hecho a todos ellos.


4.8. GESTIÓN Y CONTROL DE EMISIONES ATMOSFÉRICAS

4.8.1.- Los extintores, equipos frigoríficos y de aire acondicionado del establecimiento deberán emplear propelentes y refrigerantes que no dañen la capa de ozono.

4.8.2.- Los equipos, vehículos y calderas con emisiones deberán contar con un plan de mantenimiento que garantice su correcto funcionamiento y control de sus emisiones.

4.8.3.- El uso del carbón, fuel de alto contenido en azufre (superior al 0,2%), leña proveniente de yacimientos forestales afectados por la desertización, protegidos o no autorizados, residuos oleaginosos orgánicos o sintéticos provenientes de otros usos industriales, o cualquier tipo de combustible escaso o peligroso, se consideran como usos absolutamente incompatibles con el cumplimiento de este requisito.

4.8.4.- Cuando se empleen combustibles fósiles, deberán priorizarse aquellos menos contaminantes: Metano mejor que propano, propano mejor que gasoil…

4.8.5.- El campo de golf deberá efectuar la medición, control y seguimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero, y emprender acciones de mejora encaminadas a conseguir la neutralidad climática.

4.8.6.- Debe procurarse que al menos el 50% de los vehículos empleados en el interior del campo deberán ser eléctricos.

4.9. GESTIÓN Y CONTROL DE LA CONTAMINACIÓN ACÚSTICA

4.9.1.- El establecimiento deberá garantizar la minimización de las emisiones de ruido procedente de equipos y maquinaria, mediante un mantenimiento y aislamiento adecuado.

4.9.2.- El campo de golf deberá establecer y comunicar directrices y/o instrucciones encaminadas a minimizar la generación de ruidos, por ejemplo en relación a las tareas de mantenimiento y uso de equipos, o a cualquier otro proceso que pueda causar molestias.

4.9.3.- La maquinaria y vehículos del campo de golf deberá poseer la Declaración CE o equivalente de conformidad, que garantiza el nivel apropiado de ruido, en función de las Directivas aplicables.


4.10. GESTIÓN Y CONTROL DE LA CONTAMINACIÓN LUMÍNICA

4.10.1.- Deberá evitarse la sobreiluminación para minimizar la contaminación lumínica, en cuanto a cantidad y tiempo de iluminación.
4.10.2.- Deberán emplearse luminarias que maximicen la eficiencia del alumbrado y mínimicen la contaminación resultante, evitando aquellas que emitan luz hacia el cielo o sobre el horizonte.

4.10.3.- Deberán seleccionarse aquellas lámparas con un espectro luminoso óptimo para la sensibilidad visual, evitando en lo posible aquellas de “luz blanca” o amplio espectro.

4.10.4.- En las zonas en las que sea necesario mantener la iluminación toda la noche, el campo de golf deberá utilizar lámparas de mercurio o sodio de bajo consumo.

4.11. FERTILIZANTES Y PRODUCTOS FITOSANITARIOS

4.11.1.- El personal encargado de la manipulación o aplicación de los productos fitosanitarios deberá haber superado la formación correspondiente que determine la legislación aplicable.

4.11.2.- El campo de golf deberá asegurar el cumplimiento de la normativa respecto a que los productos fitosanitarios utilizados deban figurar en un Registro Oficial, para los usos para los que se estén empleando.

4.11.3.- Los plaguicidas deberán tener la toxicidad y persistencia más baja posible.

4.11.4.- Los abonos deberán ser de liberación lo más lenta posible.

4.11.5.- El campo de golf deberá tener desarrolladas directrices e instrucciones para los departamentos que manejen productos fitosanitarios, relativas al uso de estos productos conforme a criterios encaminados a minimizar su empleo y su impacto ambiental. Dichas directrices deberán plasmarse por escrito y se deberán comunicar de forma motivadora a los empleados.


5. SATISFACCIÓN DE LOS CLIENTES E IMPLICACIÓN EN EL SISTEMA DE TURISMO RESPONSABLE

La calidad turística se ha orientado tradicionalmente a todo lo relativo a la seguridad, comodidad y servicio. Estos aspectos son básicos para la experiencia turística, y es por ello que se consideran en este estándar. No obstante, entendiendo la calidad como la satisfacción de las expectativas de los turistas, también debemos abarcar aspectos fundamentales como los anteriormente tratados: Conservación de los recursos naturales y culturales, desarrollo socio-económico de los destinos… Por ello, debemos hacer partícipes a los visitantes de nuestros esfuerzos en materia de sostenibilidad, para que lo valoren y participen de ello. Conseguiremos así un producto turístico que, además de cumplir los requerimientos fundamentales de la calidad, llegue más allá a través de la involucración del visitante en la realidad del destino que visita, gracias a su conocimiento y sensibilización. Por último, el servicio debe orientarse a todos, por lo que deberá maximizarse la accesibilidad de nuestras instalaciones.


5.1. CALIDAD EN EL SERVICIO AL CLIENTE

5.1.1.- El campo de golf deberá tener estandarizados los protocolos básicos de atención a clientes, desde el momento de la primera solicitud de información: Atención telefónica, bienvenida, atención en los servicios prestados…

5.1.2.- Deberán existir unas pautas de comportamiento y aspecto del personal, que deberán entregarse a todos los empleados.

5.1.3.- Deberán establecerse instrucciones de trabajo que garanticen la limpieza y el mantenimiento de todo el campo de golf, tanto en los departamentos como en áreas comunes de personal y clientes.

5.1.4.- Deberán existir pautas de control para garantizar la correcta prestación de los servicios.

5.1.5.- Debe existir un sistema de medición de la satisfacción de los clientes, que incluya también cuestiones sobre su percepción de la gestión de la sostenibilidad por parte del establecimiento.

5.1.6.- La Dirección del campo de golf deberá mantener al día un sistema receptor de sugerencias y quejas, para recibir documentar y contestar a las quejas y sugerencias de los clientes. Deberá evidenciarse que se da respuesta a todas ellas.

5.1.7.- Se comunicará a los clientes la posibilidad de que dichas sugerencias puedan ser dirigidas al Instituto de Turismo Responsable, facilitándoles la información para que puedan hacerlo.


5.2. SEGURIDAD DEL CLIENTE

5.2.1.- El campo de golf debe garantizar que adopta las medidas necesarias para garantizar la seguridad del cliente, en cuanto a prevención de incendios y vías de evacuación, en función de lo establecido legalmente. Si no existe legislación al respecto, deberá poder demostrarse que se aplican medidas suficientes en base a pautas de referencia comúnmente aceptadas.

5.2.2.- Debe garantizar la existencia de planes de emergencia ante situaciones anómalas, orientadas a la protección de los clientes.

5.2.3.- Debe garantizar los requisitos de higiene y seguridad alimentaria necesarios, en función de las disposiciones legales cuando existan. Si no existen, deberá poder demostrarse que se garantizan estos requisitos en base a pautas de referencia comúnmente aceptadas.

5.2.4.- Debe garantizar los requisitos de seguridad necesarios en piscinas, en cuanto a seguridad de la instalación como en cuanto a calidad del agua.

5.2.5.- En aquellas instalaciones que utilicen agua en su funcionamiento y produzcan aerosoles, que puedan ser susceptibles de convertirse en focos de proliferación y dispersión de organismos patógenos nocivos para la salud humana, como es el caso de la legionella, se deberán llevar a cabo programas de mantenimiento periódico, así como el control de la calidad microbiológica y físico-química del agua, con el fin de que no representen un riesgo para la salud pública, de acuerdo con lo establecido por la legislación aplicable, cuando exista. Dichos programas incluirán como mínimo la limpieza y si procede la desinfección de la instalación.

5.2.6.- Los campos de golf que se autoabastezcan de agua para consumo humano, deberán garantizar la potabilidad de la misma, según los estándares aplicables.

5.3. ACTITUD RESPONSABLE DEL CLIENTE EN EL ESTABLECIMIENTO

El campo de golf deberá informar a los clientes sobre actuaciones responsables relativas a ahorro energético, ahorro de agua, producción de ruidos, y otras molestias, así como la gestión de residuos, mediante avisos visibles y didácticos que reúnan las siguientes características:

•Redactados en las lenguas más habituales de la clientela, incluyendo la lengua local.
•Que hagan explícita la solicitud de colaboración, que expliquen el porqué y para qué de las conductas solicitadas y que describan los comportamientos recomendados.


5.4. SERVICIOS DE INFORMACIÓN Y CONCIENCIACIÓN HACIA EL DESTINO

5.4.1.- Debe brindarse al cliente información sobre el medio natural en que se encuentra, así como sobre las especies vegetales y animales existentes, orientando su conducta hacia el respeto y valoración.

5.4.2.- El campo de golf deberá informar a sus clientes sobre las actividades que éste haya emprendido a favor del destino, en los aspectos ambientales, sociales y económicos, implicando y haciendo partícipe al cliente en la medida de lo posible.


5.5. ACCESIBILIDAD UNIVERSAL

El campo de golf debe garantizar unas condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación de las personas con discapacidad para el acceso en la utilización de sus instalaciones: Itinerarios accesibles hacia todas las áreas, mobiliario adaptado, instalación de rampas y complementos adecuados.